domingo, 12 de abril de 2009




Pesaba un kilo.
(la historia de un pichicho)


Pesaba un kilo.
No había otro dato, huella de procedencia, ni información, lo único que se sabía de él era que pesaba un kilo…
Todo lo que podía revelar el veterinario a cerca de su existencia era su peso, nada mas…
No había rastros de parentescos sanguíneos con otras razas ni de orígenes maternos o paternos.
Lo habíamos encontrado cerca de la casa debajo de un árbol sentado cobre sus patitas como esperando algo…tal vez nos esperaba a nosotras…o a un destino…¿Quién sabe?
Era chiquito y feo, no dábamos un solo centavo por él, pero aun así su expresión era tan conmovedora que lo agarramos y lo llevamos a casa.
Cuando lo solté sobre la cerámica de la cocina nos dimos cuenta que era exactamente del mismo color, por lo cual no tuve sino otra opción que reconocerlo como propio ya que se amalgamaba con nosotras aun en lo más banal.
Lo importante del caso, no es ni siquiera el hecho de que parecía hecho para nosotras, sino mas bien la teoría que elabore después de observarlo durante los tres años de su vida.
Manolo no es un perro…es simplemente un pichicho…
El estado de “pichiches” es innato a canes que no han alcanzado aun el completo desarrollo de su ser…
Todos nacen cachorros, pasan por la pichiches (estado de adolescencia) y finalmente se convierten en perros, el hecho trágico es el de entender que aparentemente él ya no aspira a la superación perruna, esta muy cómodo en su estado actual y posiblemente no se interese por avanzar en la carrera de su evolución…
Ha mordisqueado las patas de las sillas y el resto de los muebles, comido medias y mantas aparte claro está de que insume un porcentaje importante de divisas de mis bolsillos todos los meses en su alimentación balanceada.
Es el único de la casa que me hace compañía mientras desayuno y también el único que espera mi regreso y mueve la cola como feliz de mi vuelta.
Es por lejos uno de los seres mas inteligentes que conozco…tiendo a creer…después de observar…que dentro de la jerarquía de animales en la casa ha sabido hacerse con el cargo de líder y todos los demás le responden…
La sutil idea de que cuando yo no estoy camina en dos patas, habla por teléfono, mira la tele, fuma y hasta actualiza el blog siendo el responsable de algunos desvaríos varios me ha invadido la mente en más de una oportunidad…
Es notable ver como mira a la gente con cara de ingenuo cuando uno muy en su interior puede ver el brillo de sus ojos y la perspicacia de los mismos reconociéndose inteligente.
Ha sabido ganarse un lugar en mi habitación al punto de que en la cama duermo yo con él y no él conmigo, aunque hace algún tiempo desistimos de la idea ya que no era sano para la psicología perruna, sin embargo hay siestas en las cuales es necesaria su compañía.
Más allá de todo he llegado a la conclusión de que no puedo vivir sin él, me he convertido en madre, hermana y tía de este pichicho malcriado pero por sobre todas las cosas adorable…

10 comentarios:

Nanny Ogg dijo...

Aún no conozco perro que no se haga el amo real de una casa por mucho que nosotros, los humanos, finjamos que somos quienes mandamos.

Besos

saiz dijo...

Se dice que un perro pasa a ser uno más de la familia. Pero no es cierto: en realidad se convierte en el centro de la familia. A partir de ese momento todo gira en torno a él: las salidas, las vacaciones... Pero compensa.

Quienes no tienen o no han tenido un perro no pueden imaginar la conexión que se produce entre ellos y los humanos: la transferencia de estados de ánimo (¿es porque, con su olfato prodigioso, huelen nuestras emociones?), la comprensión -parcial, claro, pero comprensión- del lenguaje y sobre todo de nuestros tonos de voz... Yo tuve una perra que vivió 17 años. Llegó a mi casa cuando yo estaba aún en el colegio y murió cuando había terminado la universidad y me había independizado. Con esta perra (Titina) me pasaba una cosa curiosa, y es que cuando me disponía a sacarla a pasear, antes incluso de haber cogido el collar para ponérselo, ya había adivinado mi intención. (Insisto: a quien no haya tenido perro le costará trabajo creer esto.) Han pasado muchos años desde entonces pero todavía la recuerdo.

Alatriste dijo...

Tu nuevo amigo tiene un rostro adorable, por lo que cuida mucho de él y que te haga la compañía que mereces. Seguro que te da mucho cariño y te ayuda con su presencia. Recuerda que yo también estoy de tu lado, por lo que mucho ánimo y ya sabes donde me tienes. Un fuerte abrazo, de ésos que reconfortan. Hasta pronto.

Yahuan dijo...

Parece bonito.

Siempre que me han dicho que los perros son mejores que las personas yo he añadido que sí, que son mejores que algunas personas, pero no mejores de lo que la especie humana puede ser, y es que, si no hubiésemos perdido el mínimo y razonable sentido de bondad animal, como se muestra en los perros en el mínimo acto de ser agradecidos, tal vez fuésemos no el doble, sino setenta veces siete mejores y bondadosos.

Saphira dijo...

Manuel es el ser mas mio que hay sobre la faz de la tierra...
Nanny: el cree que es el Alfa de la manada jajaja
Saiz: tiendo a creer que la gente a la que no le gustan los animales no son "buena gente"
Mi querido Capitan: Se que estas conmigo mas alla de los mares que separan Nai tiruvantel ar variuvantel il valar nu vulya
Yahuan: Tienes toda la razon del mundo, eres sabia
Besos a todos, gracias por andar por aqui

Alatriste dijo...

Besitos de domingo y ánimo. Estoy contigo, niña dulce. Cuídate mucho.

saiz dijo...

Volví a pasar por aquí, Yahira. Espero que tu nuevo amigo siga creciendo alegre y feliz, y contagiándote su felicidad y su alegría. Puede que etimológicamente no sea así, pero a mí me gusta pensar que los llamamos ANIMAles porque nos ANIMAn.

saiz dijo...

Perdona, te llamé Yahira en vez de Saphira. Mil perdones por el lapsus.

Alatriste dijo...

¡Hola!
¿Cómo estas?, ¿Cómo va todo?
Me acordé hoy de ti y por eso me perdí un ratito entre tus palabras. Veo que sigues en plena forma.
Un abrazo desde mi humilde desván y felicidades por tus escritos. A ver si saco un poco más de tiempo, pues últimamente estoy bastante agobiado, pero ya ves que no me olvido de ti.
Hasta pronto.

Ricardo Tribin dijo...

Querida Saphi,

Pues si tu quieres a ese lindo pechichito yo tambien.

El es un amigo de verdad y un guardian increible, no importe su tamanao.

Un beso